jueves, 25 de junio de 2015

En el juego de la imagen "Jugar de Titular" Por Víctor Gordoa Fernandez

EL JUEGO DE LA IMAGEN
JUGAR DE TITULAR
Por Víctor Gordoa Fernández
Cualquier persona que quiera guiar el rumbo de una empresa, un negocio, un equipo de futbol, o una federación deportiva tiene que cumplir con las características, requisitos y cualidades que sustenten el éxito en la dirección de la institución. Ese líder, además de ocupar el principal puesto jerárquico, también debe tener funciones de: guía, estratega, vigilante, analista, motivador, y para ciertas cosas hasta de cómplice. Cuando todo camina correctamente se da por un hecho que todos están cumpliendo con su trabajo como equipo, pero cuando los resultados son negativos, son justamente esos mismos líderes los primeros en ser señalados como responsables; la consecuencia es que tanto su reputación profesional como su imagen pública se ven afectadas. Ahora, en el caso del futbol, ¿de verdad siempre tiene la culpa la titularidad?, ¿los jugadores no tienen responsabilidad alguna?
El fin de semana pasado fuimos testigos por enésima vez del pésimo desempeño, ridícula actuación y por supuesto eliminación de la Selección Mexicana de Futbol de un torneo internacional. Este “insignificante” factor sumado a la decisión de apoyar a un partido político y responderle agresivamente a un conductor de televisión después de un merecidísimo reclamo, han causado un cambio en la forma en la que es percibido Miguel Herrera.

LA IMAGEN DE LA TITULARIDAD
Un axioma de la imagen pública dice que “La imagen de la titularidad permea en la institución”, por lo tanto, no es raro que la percepción que tenemos de las federaciones, selecciones y equipos sea la misma que se tiene de sus dirigentes. En el caso de los equipos de futbol es muy complicado identificar a la titularidad, ya que en algunas circunstancias la responsabilidad será del dueño del equipo, en otros casos de su presidente o el director deportivo, pero invariablemente, al final, será del director técnico. Por esto, es muy común ver que todos los dirigentes “se echen la bolita” y siempre termine pagando los platos rotos la persona a la que la opinión pública considere culpable. ¿O no?

¿EL VERDADERO PIOJO?
Miguel Herrera comenzó muy bien su etapa al frente de la Selección Mexicana de Futbol, todo era perfecto e inmejorable; siempre ha sido un tipo coherente que respeta su esencia, la relación con los medios de comunicación era armónica, lograba motivar a los jugadores en tiempos difíciles y parecía que por fin llegaba la persona adecuada para dirigir el camino de nuestra selección. El tiempo ha ido pasando, y lógicamente la percepción que se tiene de Miguel Herrera también; al no darse los resultados en la Copa América y habiendo reaccionado de la forma en que lo hizo, es entendible que tanto la afición como los medios de comunicación opinen totalmente distinto a lo que pensaban al principio de su etapa, pero… ¿De verdad es el único responsable? El Piojo podrá argumentar que respondió en coherencia con su esencia, pero tiene que entender que por el simple hecho de ser la cabeza de una selección nacional no puede reaccionar y sacar “su verdadero yo” a la primera de cambios. Un verdadero líder debe saber aguantar, dar la cara y demostrar que puede con eso y más, ya que su imagen siempre se permeará a la de la institución.

Para conocer más sobre la Imagen Pública visita imagenpublica.mx

jueves, 18 de junio de 2015

En el juego de la imagen "La Metamorfosis" Por Víctor Gordoa Fernández

EL JUEGO DE LA IMAGEN
“LA METAMORFOSIS”
Por Víctor Gordoa Fernández
Se dice: la juventud es una etapa en la que se vale echar a perder, experimentar, conocer cosas nuevas y hasta ser un poco irresponsables, ya que todo el cúmulo de vivencias nos servirá para entender y afrontar la vida cuando llegue la madurez. Pero curiosamente en el futbol mexicano sucede todo lo contrario. Se han puesto a pensar: ¿cuál será el motivo por el que algunos chavos que alcanzan el éxito con las selecciones inferiores, al “madurar” experimentan un cambio en su desempeño y no logran consolidarse? ¿Por qué estas Selecciones son un caso de éxito y la mayor no logra darle continuidad a dicha trayectoria?
MUCHO POR HACER
Al no existir un plan maestro en forma que marque cuál debe de ser el desarrollo de todas las Selecciones Nacionales desde que son muy jóvenes hasta llegar a la mayor, es lógico que se rompan estos procesos de madurez y que muchos futbolistas que alcanzaron el éxito deportivo a temprana edad de repente se vean envueltos en un torbellino efímero de fama, entrevistas, ofertas económicas, fiestas y mujeres que hace que se mareen en un ladrillo, se la crean y por consecuencia, su desempeño baje, sus equipos los manden a filiales, y no logren cumplir con las expectativas que se tenían de ellos. Por esto es que pareciera que en el futbol mexicano no hay zonas grises: o conseguimos excelentes resultados a nivel mundial o hacemos un papel vergonzoso. Hace falta trabajar mucho para crear una reputación como la de Brasil, Alemania, Argentina y recientemente España, en la que su Selección es la importante y se va llevando de la mano a una generación de futbolistas que comienzan a obtener títulos que, por lo general, culminan obteniendo la Copa del Mundo.

EL VERDADERO CAMBIO
Por otra parte, es notorio que cuando todavía no existen intereses económicos importantes de por medio, es más fácil elegir jugadores para que se dediquen a lo que realmente es importante: jugar futbol. Desgraciadamente, al llegar a la Selección Mayor, deben cumplir con un gran número de compromisos comerciales que se vuelven peligrosos distractores para su desempeño profesional. Los jugadores jóvenes están en una etapa en la que “tienen hambre”, son chavos abiertos a adquirir conocimiento, respetan un plan de trabajo, entrenan juntos por meses y tienen confianza, respeto y admiración a sus entrenadores y proyectos. Esto es lo que ha hecho que la afición tenga una imagen muy distinta y tan opuesta de ambas Selecciones; mientras los “chavitos” demuestran que están comprometidos y entienden el honor que representa portar la camiseta de México, los “grandes” se han encargado de destrozar esa mentalidad y demostrar que lo que realmente importa es el bienestar personal anteponiéndolo a la satisfacción de representar al país. Espero que las personas que manejan (o manejarán) el destino de nuestro futbol estén conscientes de que urge un plan de trabajo integral para que esta metamorfosis dé verdaderos seleccionados nacionales y no monstruos incontrolables como hasta ahora.

Para conocer más sobre la Imagen Pública visita imagenpublica.mx

martes, 16 de junio de 2015

"Lecciones del rey de España" por Víctor Gordoa

VÍCTOR GORDOA
Lecciones del Rey de España

La imagen es dinámica, ese es un axioma que enseñamos en el Colegio de Imagen Pública desde el inicio. Todo parte de algo que he denominado como la Ecuación de la Imagen Pública.
Imagen es Percepción…
Toda imagen se inicia con un estímulo que los sentidos pueden detectar, dicho estímulo echa a andar el proceso de la percepción que cualquier ser humano realiza de manera muy simple hasta alojar la información percibida en su forma de imagen mental. La ecuación queda así: Estímulo + receptor = Percepción + mente = Imagen Mental. Así es que afirmo que Imagen es Percepción y he ahí la clave de todo el proceso conductual de las audiencias. Quien trabaja profesionalmente en el campo de la Ingeniería en Imagen Pública, quien conoce la Imagología, la ciencia de la imagen, a eso se dedica, a implantar imágenes mentales en la cabeza de los demás para despertar en ellos una conducta en determinado sentido, deseado y planeado con anticipación. Uuuuy ¡qué peligroso! Suena como a trabajo del diablo.
Valor de la Ética…
No, no es así, el acotamiento al gran poder de la imagen pública es siempre la Ética que pone límites al disfraz perceptivo y a la frivolidad conductual, pero ese no es el tema, sino el de que la Imagen es dinámica. Todo este rollo introductorio es para poder situar en el contexto de la ética el hecho de que el Rey de España Felipe VI le haya quitado el título de Duquesa de Palma de Mallorca a su hermana la infanta Cristina, nombramiento que le había dado su mismísimo padre el abdicado Juan Carlos I. El decreto de cancelación va firmado por el nuevo rey y el jefe de gobierno Mariano Rajoy. ¿Así o más duro?
Rescatar la Imagen…
La monarquía española traía los índices más bajos de imagen pública de los últimos 40 años, descenso de respaldo popular ocasionado por el propio rey Juan Carlos I y su conducta disipada a lo que poco contribuyó el hecho de que Iñaki Urdangarín esposo de la infanta Cristina se haya visto inmiscuido en procesos de dinero mal habido relacionados con el tráfico de influencias y conflicto de intereses. La infanta lo sabía y la opinión pública la castigó. Como la imagen es dinámica, si cambias el estímulo cambias la percepción y entonces la opinión de la audiencia y por lo visto los asesores de la casa real española lo sabían así que aconsejaron al Rey Juan Carlos: Si quieres recuperar la imagen popular del reinado deberás abdicar en favor de tu hijo y luego el nuevo rey tendrá que “castigar” a su hermana despojándola del título nobiliario que tú mismo le has otorgado, en pocas palabras, el hermano tendrá que cargarse a la infanta consentida. Miren que no es poca cosa y si usted quiere dimensionar el valor de la decisión solamente pregúntese… ¿hubiera usted abdicado al trono y después permitido que su hijo castigara a la niña de sus ojos? No está fácil ¿verdad? La acción ha sido bien recibida por parte del pueblo español que ahora ve con muchísima más simpatía a su nuevo rey y conste que de por sí el “chaval” había sido siempre bien recibido, pero ahora… ahora es otra cosa, por de pronto se redimensiona su figura, gana autoridad moral y con sus acciones de paso rescata la imagen de la ancestral monarquía de España. Mire usted que el ejemplo bien podría seguirse en México y que el presidente Peña Nieto podría recuperar mucho de la imagen pública perdida en los primeros años de gobierno. ¿Que por dónde debería empezar? La opinión pública lo sabe bien ¿Que a quién tendría que quitarle el título o el puesto? No creo que sea difícil de saber pero sí de decidir. Creo que una vez pasadas las elecciones en México el nuevo escenario está tendido y que podría favorecer el tomar decisiones valientes aunque dolorosas, anteponiendo el deber a los quereres, las cuales podrían rescatar mucho de lo perdido. Falta tan solo contestar a la pregunta ¿Lo hará?

@victor_gordoa       imagenpublica.mx

jueves, 11 de junio de 2015

En el juego de la imagen "El mejor del mundo" Por Víctor Gordoa Fernández

EL JUEGO DE LA IMAGEN
EL MEJOR DEL MUNDO
Por Víctor Gordoa Fernández
El fin de semana pasado fuimos testigos de la final de lo que para muchos es el torneo más importante del mundo. Ganar la Champions es el sueño de cualquier futbolista que juega en Europa. Alrededor del mundo existen muchos aficionados que siguen celebrando la victoria del Barcelona como si todos fueran Catalanes, lo que confirma la gran influencia que tiene este club Español a nivel internacional. Esto no es producto de la casualidad, ya que gracias a los jugadores y al nivel que tiene el Barcelona posee la imagen de ser el mejor del mundo y por eso tiene tanto impacto: a mejor imagen pública, mayor poder de influencia.

La Champions

¿Por qué todo el planeta está pendiente de este torneo organizado por la UEFA? Por su buena reputación. La Liga de Campeones es percibida como la liga más competitiva, en la que juegan los mejores equipos, y la que posee a los futbolistas más sobresalientes del mundo. Estos jugadores, al ser los que mayores ingresos tienen, además de participar en varios torneos al mismo tiempo sin bajar su nivel de exigencia son percibidos como verdaderos profesionales. La buena imagen pública de la Champions League no recae solamente sobre los jugadores, también tienen que ver la seriedad y el nivel de preparación con la que los equipos afrontan este torneo. Mientras que para un Mundial la mayoría de las selecciones se reúnen en promedio con un mes de anticipación para entrenar y tratar de llegar lo mejor posible a la Copa del Mundo, los clubes europeos se preparan durante todo el año. ¿Se imaginan qué pasaría si nuestra selección pudiera contar con todo este tiempo?

¡El campeón!

A principios del año, el Barça se encontraba lleno de polémica; la prensa local hablaba de una posible ruptura en el vestidor Blaugrana, y que Luis Enrique dejaría de ser técnico del club. En esos momentos nadie se hubiera atrevido a pronosticar un desenlace favorable para el equipo Catalán, sin embargo, debemos recordar que la imagen es dinámica y en el momento en el que comenzaron a aparecer los resultados, la percepción de la prensa y afición hacia el Barcelona cambió de estar al borde del precipicio, a estar en la cima de la montaña festejando el triplete y ser el único club en la historia del futbol en lograrlo en dos ocasiones. Tanto el Barcelona como la Champions, llevan muchos años estimulándonos de forma coherente ya que los dos respetan su esencia, tienen objetivos muy claros por cumplir y conocen perfectamente las necesidades que tiene su audiencia. Por lo tanto, no es ninguna casualidad que posean una imagen pública exitosa y ambos sean percibidos como: el mejor club y el mejor torneo del mundo respectivamente. 


Para conocer más sobre la Imagen Pública visita imagenpublica.mx