miércoles, 22 de julio de 2015

En el juego de la imagen "Encasillado" Por Víctor Gordoa Fernandez


EL JUEGO DE LA IMAGEN
ENCASILLADO
Por Víctor Gordoa Fernández
Quizá nunca nos hubiéramos imaginado ver a Iker Casillas vestido con otra camiseta que no fuera la del Real Madrid. Defendió de manera heroica el arco “Galáctico” durante toda su vida y se consagró como el mejor portero en la historia del club, este guardameta español se marcha de Chamartín por la puerta de atrás sin recibir un homenaje digno o por lo menos el reconocimiento por parte de SU directiva. ¿Realmente 19 títulos en 25 años fueron tan pocos como para que decidieran no darle la despedida que merece un jugador tan emblemático?
Es un hecho que la relación entre los equipos y los jugadores está sujeta a resultados, pero también es un hecho que la imagen pública de un futbolista es dinámica, y que a pesar de que este deje al club, la institución no tiene que olvidar todos los grandes momentos que le brindó el jugador.
Iker Casillas fue víctima de este dinamismo, ya que desde la época de José Mourinho los dirigentes comenzaron a percibirlo de una forma distinta, y hoy al emigrar a Portugal, pareciera que a estos últimos se les olvidó todo lo que Casillas dejó y le dio a la institución.

Cuestión de percepción

Después de toda una vida de carrera con el Real Madrid, Iker generó muchos cambios en la forma en la que fue percibido como jugador. Logró ser reconocido como el mejor portero del mundo y levantó los trofeos más importantes a los que un futbolista puede aspirar. Por lo tanto, siempre estará encasillado como un jugador comprometido, leal, profesional, exitoso y sobre todo que gracias a él, tanto la Selección Española como el Real Madrid consiguieron muchos de esos trofeos. Desgraciadamente el Club Merengue decidió hacer a un lado todo lo anterior y prefirió dañar su imagen pública y romper con la esencia del equipo decidiendo que Casillas no merecía ser despedido con todos los honores. ¿Se equivocaron?, ¿son unos malagradecidos? Algunos dirán que sí, otros que no, pero lo que debemos entender es que ambas respuestas son producto de lo que cada uno de nosotros percibe.

Ídolo, villano, siempre ídolo.

Actualmente, Casillas es visto de una forma totalmente distinta a como era percibido hace algunos años. Durante el Mundial de Sudáfrica llegó a ser llamado “San Iker” ya que apareció en los momentos clave y prácticamente gracias a él, el equipo español logró coronarse como Campeón del Mundo. Para su mala fortuna, hace un año en el Mundial de Brasil no corrió con la misma suerte, ya que después de haber estado inactivo por culpa de una lesión y algunas decisiones de su antiguo entrenador, Iker no logró estar en óptimas condiciones y fue señalado como uno de los principales responsables del ridículo protagonizado por la Roja.
El hecho de que la imagen pública sea dinámica es un factor que hay que aprovechar en los momentos difíciles, ya que teniendo claro el objetivo que se quiere lograr, debemos estimular correctamente para que la gente vuelva a percibir lo que nosotros queremos. A pesar de los altibajos que Iker ha vivido durante su carrera, a nadie le queda duda que siempre estará encasillado como el mejor portero de toda la historia de la Selección Española y por supuesto del Real Madrid.


Para conocer más sobre la Imagen Pública visita imagenpublica.mx.

miércoles, 15 de julio de 2015

"Duelo de imágenes" Por Víctor Gordoa

VÍCTOR GORDOA
Duelo de imágenes
¡Increíble! El Chapo se ha escapado por segunda vez y el daño que causa a la imagen presidencial es ahora mucho mayor al que le hizo cuando se escapó por vez primera.
Los escenarios son diferentes…
Para empezar el partido político en el poder. El 19 de enero de 2001, fecha de su primera huida, gobernaba el PAN y en ese entonces su acérrimo enemigo el PRI calificó a los panistas de ineptos. El 11 de julio de 2015 fecha del segundo escape, el partido en el poder es irónicamente el PRI ¿Ahora qué van a decir? Por supuesto los presidentes eran dos personas diferentes, un Vicente Fox que por aquella fecha todavía no era calificado de incompetente como lo fue a finales de su sexenio, pero que con aquel suceso inició su camino hacia la consideración de inexperto, etiqueta que además se le endilgaría por añadidura a los panistas. Hoy gobierna Enrique Peña Nieto quien traía en la frente la estrella dorada de haber atrapado al legendario narcotraficante y que en fecha cercana a la sonada captura había contestado al periodista León Krauze que no contemplaba de ninguna manera la posibilidad de que el Chapo Guzmán se volviera a fugar, dado que había instruido al Secretario de Gobernación de implantar en torno al delincuente unos mecanismos de seguridad más allá de lo usual, y que ya puesto en el escenario especulativo consideraría imperdonable que se escapara por segunda ocasión… y le pasó.
En el peor momento…
Cuando sucedió la primera fuga el régimen panista estaba recién estrenado, vaya, ni siquiera llevaba dos meses en el poder. El Presidente Fox todavía gozaba del activo político con el que había ganado la elección, se le veía con simpatía y esperanza, mucha esperanza, por lo tanto la escapatoria inicial si bien fue una noticia escandalosa no se le atribuyó a él en lo personal. En cambio a Enrique Peña Nieto le sucede a casi la mitad de su sexenio y de haber vivido dos golpes enormes en su imagen pública: el del caso Ayotzinapa y el de la casa blanca, así como otros no tan duros pero que también lo mermaron, como el de las contradicciones y permisibilidad de la violencia en torno a la evaluación docente. O sea que el horno no estaba para bollos, así que el penoso incidente sucede en el peor momento posible, coincidiendo además con la ausencia de casi todo el gabinete con motivo del viaje presidencial a Francia. Pienso que si además del increíble proceso de fuga el Chapo planeó el mejor momento para realizarla, justo cuando podría haber causado más daño a la imagen del Presidente, entonces el golpe no pudo haberle salido mejor pues los reflectores internacionales iban a estar sobre el Presidente de México, le iba a desestabilizar la visita, alterando su agenda y avergonzándolo ante la prensa mundial. Si así lo pensó el delincuente entonces estamos frente a un verdadero genio del mal.
Súper héroe al revés…
Con su nueva fuga el Chapo Guzmán resulta el beneficiado, no solamente porque está de nueva cuenta libre para hacer de las suyas, sino porque con esta segunda fuga su imagen adquiere el calificativo de legendaria. Basta ver los memes que de inmediato se generaron para comprobar que el ánimo de la gente está con esta especie de súper héroe al revés, a favor de alguien que hace el mal pero que cae bien, que se convierte en el modelo a seguir para muchos jóvenes que no tienen nada que perder y sí todo por ganar: ser tan rico y poderoso como el Chapo; con alguien que si bien ya era tema de narcocorridos, ahora será considerado como gran tema para Hollywood. Me duele decirlo, pero en este imprevisto duelo de imágenes sale perdiendo por mucho el Presidente ¿Habrá revancha?

@victor_gordoa       imagenpublica.mx

jueves, 9 de julio de 2015

El juego de la imagen "Pasión por el negocio" Por Víctor Gordoa Fernández

EL JUEGO DE LA IMAGEN
PASIÓN POR EL NEGOCIO
Por Víctor Gordoa Fernández

Es bien sabido que en el futbol los ingresos por patrocinios, por la venta de boletos para los partidos y la venta de las camisetas de los equipos juegan un papel muy importante dentro del negocio que representa este deporte a nivel mundial. Esto no tiene nada de malo cuando el éxito económico se alcanza como consecuencia de haber alcanzado primero el deportivo. Ahora bien, ¿qué pasa cuando se anteponen los intereses económicos a los deportivos?, ¿cuando la opinión del aficionado no importa pero su cartera sí?, ¿cuando salen a la luz partidos arreglados?, ¿Cuándo se pone en riesgo la integridad física de un futbolista por cumplir con partidos en el extranjero a cambio de una importante suma de dinero? La respuesta es muy sencilla: se pierde la credibilidad.

¿La maldición del piojo?

Es lógico que los jugadores necesiten estar en buen ritmo y forma antes de una competencia y que por esto se busque tener juegos de preparación, pero como este tipo de partidos representan un enorme ingreso económico para la Federación Mexicana de Futbol, se ha perdido de vista que a final de cuentas son partidos amistosos que deben servir para preparase y entrenar con miras a la Copa Oro, y que lo realmente importante es que los jugadores lleguen en buen estado físico y no que se tengan que quedar en el camino como le sucedió por desgracia a Héctor Moreno en el juego contra Costa Rica y posteriormente al “Chicharito” en el partido ante Honduras. Muchos podrán culpar a los jugadores por correr el riesgo con tal de conseguir un lugar en el 11 inicial, o dirán que un futbolista profesional debe hacer su máximo esfuerzo en todos los partidos. Todo esto es correcto, pero también es un hecho que cuando se dan este tipo de partidos en el extranjero, existen contratos que obligan a las selecciones a alinear a ciertos jugadores “taquilleros” quienes a final de cuentas son los que generan la venta de boletos. En el caso de México, si la FMF sigue pensando en el negocio y no en el jugador, ahora sí la selección acabará siendo un hospital.

¡Hagan sus apuestas!

Hace algunos días salió a luz pública otro escándalo que hablaba de partidos arreglados. En ésta ocasión, antes de la Copa Oro. El fantasma del arreglo de partidos ha estado siempre presente y se están investigando casos en los que estuvieron involucrados jugadores, árbitros o los equipos completos. Personas corruptas puede haber en todos lados, pero es totalmente incoherente e inaceptable que estas prácticas se den dentro de un medio que supuestamente se debe regir por la honorabilidad, el esfuerzo y la honradez. El futbol es una industria que está valuada en 200,000 MDD y es entendible que todos quieran un pedazo de este pastel, pero si siguen tratando de conseguirlo anteponiendo los intereses económicos a los deportivos, lo único que lograrán es que la credibilidad e imagen pública del futbol se devalúe más de lo que ya está.

Para conocer más sobre la Imagen Pública visita imagenpublica.mx.

jueves, 2 de julio de 2015

En el Juego de la Imagen "Los Eternos Culpables" por Víctor Gordoa


EL JUEGO DE LA IMAGEN
“LOS ETERNOS CULPABLES”
Por Víctor Gordoa Fernández
Desde que yo era niño y se armaban las cascaritas futboleras, de lo único que nadie quería jugar era de árbitro. ¿Por qué? Pues porque el árbitro no participa heroica y activamente en el juego y siempre queda mal con los participantes.

En el deporte profesional, la situación no es muy distinta. El futbol ha evolucionado en técnicas y en ejecución: los jugadores tienen mejor condición física, las tácticas del equipo son variadas, las jugadas son más rápidas y el contacto físico ha aumentado. Sin embargo, el arbitraje ha permanecido sin muchos cambios, dependiendo únicamente de la percepción y la decisión de un juez que tiene que dar su veredicto en segundos… y no siempre de la forma más atinada. Y aunque existe un reglamento, mucho depende de la apreciación y el criterio de quien aplica la regla.

EN FUERA DE LUGAR

El arbitraje en el futbol se ha quedado atrás al no implementar ventajas tecnológicas que permitirían mayor justicia en la toma de decisiones. En otros deportes, los árbitros se auxilian de cámaras, de sensores y otros aditamentos tecnológicos que respaldan con imágenes, gráficas o cronómetros la decisión a tomar. Sin embargo, el futbol sigue dependiendo de juicios apresurados ante las jugadas, con tal de respetar el ritmo del juego. Con esto, se cae en errores de apreciación que podrían perjudicar de manera contundente a cualquiera de los dos equipos.

¿Qué puede hacer un árbitro de futbol ante este panorama? Al menos conocer muy bien las reglas y saberlas interpretar, estudiar a los equipos contendientes, estar en muy buena forma física para seguir de cerca las jugadas y, por último,  estar preparado para tomar decisiones rápidas, certeras y, sobre todo, coherentes.

SILBATAZO FINAL

El rol de un árbitro dentro del juego es tener autoridad en el campo y saber ganarse el respeto tanto de los jugadores como de la afición. Esto se logra cuando la imagen de justicia y profesionalismo sobrepasa algún tropiezo en la decisión.

Las recientes actuaciones de los árbitros en la Copa América y la cobertura mediática enfocada a resaltar los errores, han devaluado la imagen pública que se tiene de estas autoridades. Debemos comprender que el silbante siempre llevará las de perder ya que es imposible que quede bien con ambas escuadras. Si la decisión que toma favorece a nuestra selección, estaremos de acuerdo y la consideraremos acertada; pero si ésta nos afecta directamente, en automático la rechazaremos y le recordaremos el 10 de mayo. Es por esto que las Comisiones de árbitros internacionales deben enfocarse en la forma de estimular a las audiencias, ya que si no se pone especial atención a este punto, nunca podrán cambiar la percepción de los aficionados y por lo tanto seguirán siendo los eternos culpables.

Para conocer más sobre la Imagen Pública visita imagenpublica.mx